Trufa de Verano


La trufa de verano (tuber aestivum) es, de momento, la gran olvidada de este tipo de hongos. Quizás la trufa de invierno capta toda nuestra atención por su precio espectacular e intenso aroma, pero su “hermana” de verano es otro producto cercano y de temporada que merece un nombre propio. Podemos encontrarla desde Mayo hasta Junio, de forma irregular y tamaño variable porque depende de las lluvias de primavera.

Externamente la tuber aestivum es negra pero por dentro presenta tonos que pueden ir desde el blanco más puro, al crudo o tostado cuando está más madura. Desprende aromas a frutos secos y sutiles matices de tostados. Su olor es menos intenso que el de la trufa de invierno (Tuber Melanosporum) pero también muy característico y permite trufar alimentos igualmente, además podemos emplearla en rellenos y pescados.

Trufa de verano de la Sierra de Algairén

Trufa de verano de la Sierra de Algairén

Los alimentos se trufan por los aromas volátiles que contienen las trufas. En el caso que quieras trufar alimentos con trufa de verano serán necesarias al menos 48 horas encerrada con el alimento en un recipiente hermético. Una vez trufado el alimento hay que seguir conservándolo herméticamente para que no pierda el aroma. Lo más fácil es probar con huevos frescos, arroz, harina, aceite de oliva.

Si quieres probar hacemos una degustación el Sábado 25 de Junio dónde podremos despejar las dudas que tengas, y si te gusta recibimos todos los viernes de la temporada trufas recolectadas del día anterior.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *